/ Innovación

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking está centrado en el ser humano. Anima a las organizaciones a centrarse en las personas, conduciendo a mejorar los productos, servicios y procesos internos. Centrándose en crear una solución de una necesidad empresarial, la primera pregunta debería ser: ¿Cuál es la necesidad humana detrás de ella?

Al emplear el “pensamiento de diseño” se está reuniendo lo que es deseable desde un punto de vista humano con lo que es tecnológicamente factible y económicamente viable. También permite que aquellos que no están capacitados como diseñadores utilicen herramientas creativas para abordar una amplia gama de desafíos. El proceso comienza adoptando medidas y la comprensión de las preguntas correctas. Se trata de adoptar cambios de mentalidad sencillos y abordar problemas desde una nueva dirección.


Puede ayudar a tu equipo u organización de la siguiente manera:

  • Comprender las necesidades de los clientes.
  • Reducir el riesgo que existe al momento de crear nuevas ideas, productos o servicios.
  • Generar soluciones.
  • Aprender y repetir.

Fases del pensamiento:

El pensamiento de diseño se enseña en pasos lineales, pero en la práctica no siempre es así. Algunos de estos pasos pueden suceder varias veces e incluso puede saltar de uno a otro. Puede comenzar desde una pizarra en blanco a una solución nueva e innovadora.

  • Arme una pregunta: Identifique una pregunta que inspire a otros a buscar soluciones creativas.
  • Reúna inspiración:  Inspire nuevas ideas al descubrir lo que las personas realmente necesitan.
  • Genere ideas: Supere las soluciones para llegar a ideas innovadoras.
  • Realice ideas tangibles: Cree prototipos para aprender a mejorar las ideas.
  • Pruebe y aprenda: Refina las ideas recopilando comentarios y experimentando hacia adelante.
  • Comparta la historia: Cree historias humanas para inspirar a otros a actuar.

Cuando se realiza correctamente, el pensamiento de diseño lo ayudará a comprender la mentalidad y las necesidades de las personas, mostrar oportunidades basadas en las necesidades y lo llevará a nuevas soluciones innovadoras, comenzando con experimentos rápidos y de baja fidelidad para brindar aprendizaje y aumento de la fidelidad.

4 formas de empezar un pensamiento de diseño.

1.   Recopile conocimientos mediante la práctica de la empatía, observación y entrevista. 1.

Conocer a tus clientes es el primer paso hacia la creación de productos y servicios que desean y necesitan. No asuma que sabe de lo que alguien piensa o siente. Recopile información sobre su consumidor objetivo, es una pieza fundamental y desarrolle sus habilidades para las entrevistas con estos consejos.


2.   Construya prototipos simples para aprender sobre las necesidades.

No necesita mucho tiempo ni recursos para crear prototipos. Comience con un lápiz, papel u otros recursos accesibles, como diapositivas, para asimilar ideas y obtener comentarios que lo ayudarán a comprender mejor las necesidades de sus clientes.

3.   Convierta los problemas en preguntas.

Si se le presenta un problema, resista la tentación de encontrar una solución de inmediato. Cambie su forma de pensar para hacer una pregunta que pueda acercarlo a la raíz del desafío o respaldar una mejora incremental.

4.    Use la investigación para comprender el pasado, presente y el futuro.

Puede realizar diferentes investigaciones como: Investigación generativa, investigación evaluativa e investigación de validación. La primera ayuda a identificar nuevas oportunidades y explorar necesidades. La investigación evaluativa recopila comentarios sobre los experimentos y lo ayuda a avanzar. Estas centrándose en el futuro y nuevas ideas, mientras que la investigación de mercado tradicional, conocida como investigación de validación, su objetivo es comprender lo que está sucediendo actualmente.

Equilibre su enfoque de investigación para centrarse en lo que está sucediendo ahora y lo que podría suceder en el futuro.